Cambio climático antropogénico – el consenso del 97%

Desde hace algunos años los promotores del alarmismo climático repiten que el 97% de los científicos están de acuerdo en que la actividad del hombre es la principal causante del calentamiento del globo. Antes de entrar en este tema reitero que nadie sensato niega que estamos en un período de calentamiento global que en este momento alcanza aproximadamente 0,7ºC desde 1850 y con ello no difiere sustancialmente de otros períodos de calentamiento anteriores a la era industrial.

Pero es evidente que los defensores de las actuales campañas de aterrorizamiento de la humanidad utilizan y disponen de potentes medios de propaganda y no dudan de mentir y tergiversar sobre la realidad y de ocultar la verdad. El supuesto consenso del 97% tiene su origen en un «estudio» de John Cook et al, de 2013. También hay información adicional aquí. Tendemos a creer lo que queremos creer, porque nuestras mentes ya fueron preparados por la propaganda y no creamos que podemos escapar de esta trampa. Y otro factor a tener en cuenta es lo que en psicología se llama groupthink.

Pues recomiendo molestarse en dedicar unos minutos a conocer este estudio que después de 7 años sigue siendo utilizado para influirnos, porque quien negaría que es un argumento potente él del consenso del 97% aunque nunca en la ciencia lo que opina la mayoría fue relevante, y menos en un tema tan difícil de evaluar y con tanta diversidad de posturas como es el cambio climático. Recordemos el consenso sobre el sistema geocentrico (la tierra como centro del sistema solar), e hizo falta Copernico y Galileo para definitivamente rebatir esta idea errónea, defendido no en último lugar como dogma de fé. Creo que cuando un grupo de personas, científicos, afirma que la ciencia está establecida (science is settled) como lo hacen los defensores del CCA (Cambio Climático Antropogénico) debemos de desconfiar profundamente, porque todos los días aprendemos más sobre la historia del clima y sobre los factores que influyen en el.

Volviendo al estudio del consenso del 97% es preciso conocer las bases del estudio, al igual que en cualquier otro caso: cuando nos dicen que un tanto porciento de votantes va a votar al partido X debemos saber en base a qué se ha llegado a esta conclusión. Pues bien, John Cook et al. supuestamente analizó los Abstracts (versión resumida) de unos 11.944 estudios de tipo «peer reviewed», o sea pasado por el filtro de los propios alarmistas, en cuyo titulo aparecia «Global Warming“ (calentamiento global) o „global climate change“ (cambio climático global). Todos estos artículos los clasificaba en 7 categorías:

clasificiación de artículos según Cook et al.

Lo cual se podría traducir de la siguiente forma (pongo el porcentaje que encontró Cook et al. en cada categoría al final):
1.- Apoyo explícito y cuantifica el CCA en 50%+ – 64 estudios = 0,54%
2.- Apoyo explícito pero no cuantifica o mínimiza – 922 est. = 7,72%
3.- Apoyo implícito sin minimizarlo – 2910 est. = 24,36%
4.- ningúna posición; – 7970 estudios = 66,73%
5.- implícitamente minimiza/ rechaza el CCA – 54 est. = 0,45%
6.- explicitamente mínimiza/ rechaza el CCA pero no lo cuantifica – 15 est.
7.- explicitamente mínimiza/ rechaza el CCA como menor del 50% – 9 est

Como anota Martin Fiedler en su estudio al respecto la clasificación es todo menos científica y al menos el grupo 2 se solapa con los grupos 5,6 y 7. Y por otra parte los investigadores de este «estudio» detectaron graves irregularidades en la propia clasificación, como por ejemplo que la afirmación «la fijación del carbono en el suelo es importante para la reducción del cambio climático global» es clasificable como mención implícita del CCA. O que determinados científicos (Dr. Idso y Scafetta) protestan por la clasificación de sus estudios por John Cook et al.

Pero los propios investigadores Cook et al. admiten en la introducción a su estudio la intencionalidad de su estudio:
«La percepción exacta del grado de consenso científico es un elemento esencial para el apoyo público a la política climática. Comunicar el consenso científico también aumenta la aceptación de la gente de que el cambio climático (CC) está ocurriendo. A pesar de los numerosos indicadores de consenso, existe una amplia percepción pública de que los científicos del clima no están de acuerdo sobre la causa fundamental del calentamiento global»
y una comprobación efectuada por Martin Fiedler demuestra que muchos artículos están mal categorizados. Pero a pesar de encontrar sólo 65 estudios científicos entre casi 12000 clasificables en la categoría 1 afirman que el 97% de los científicos apoya la teoría del CCA. El método de llegar a esta cifra es simple y truculento: engloban las categorías 1, 2 y 3 en «apoyo a la teoría cel CCA» y excluyen más de 7000 estudios de la categoría 4 «sin posición», o sea estudios que no expresan ni un apoyo ni una negación sobre el CCA.

Martin Fiedler afirma que el resultado del «estudio» de John Cook et al debería expresarse correctamente de la siguiente manera:

En un 99,46% de los estudios catergorizados no se puede detectar un apoyo a la tesis de una contribución mayoritaria antropogénica en el cambio climático. Muchos científicos consideran que la parte del hombre es menor o no efectuan una afirmación clara al respecto. La amplia mayoría de más del 66% no efectua ningúna afirmación a la pregunta sobre la parte antropogénica en el cambio climático. Una pequeña parte explícitamente niega que el hombre sea responsable en gran parte del cambio climático.
Sólo el 0,54% de todas las publicaciones analizadas (casi 12.000 de más de 20 años) afirman que el hombre es el responsable mayoritario del cambio climático.

Como tan bien desarrolla Christopher Booker en «Global Warming, a case study in Groupthink» una vez una creencia ha tomado fuerza y el núcleo duro de esta creencia se reconforta, cada vez es más difícil convencer con argumentos y hechos a estos creyentes. Es casi como un tranquilizante creer en el dogma y es como reclinarse en su asiento y decir: menos mal que esta historia está bien documentada, no hace falta que yo me ocupe de verificarla o falsificarla. Es esto un rasgo principal del Pensamiento en Grupo, pero también de cualquier religion que fundamentalmente se basa en que un grupo de personas «creen», sin utilizar la razón lo que la élite directora de la religión dicta. Hoy día hay menos creyentes en la religión cristiana, pero todo indica que el hombre como especie no puede vivir sin fé, aunque sea fé en el cambio climático antropogénico.

Y al margen de este pieza más en el puzzle del lavado de cerebro de la población, no hay que olvidar nunca el cometido del mayor impulsor de la doctrina del CCA, el IPCC, que fue creado y sigue trabajando para la explicación monocausal del fenómeno que estamos presenciando. Los modelos climáticos que desarrollan están diseñados para explicar el calentamiento reciente únicamente debido al ligero aumento del CO2 en la atmósfera y así son incapaces de explicar los cambios climáticos históricos, refugiandose ahora en la afirmación de que los cambios climáticos conocidos en la historia reciente de la tierra (-10000 años) no existían.

Cualquier persona crítica debería descartar la teoría del CCA simplemente por este enfoque fundamentalmente monocausal: es innegable que este enfoque se parece mucho al enfoque de cualquier religión, cuyo único motor para todo lo que ocurre es Dios, sólo que Dios está muerto y el CO2 ha ocupado su lugar, moviendo enormes cantidades de dinero.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *