El hielo Artico (versión histórica)

El Ártico parece estar calentándose.

Los informes de los pescadores, cazadores de focas y exploradores que navegan por los mares de Spitzbergen y el Ártico oriental, apuntan a un cambio radical en las condiciones climáticas y a unas altas temperaturas en esa parte de la superficie terrestre, hasta ahora inéditas……

Sin embargo, las observaciones oceanográficas han sido aún más interesantes. Las condiciones de hielo eran excepcionales. De hecho, nunca antes se había notado tan poco hielo. La expedición estableció un récord, navegando hasta los 81º29′ en aguas libres de hielo. Este es el norte más lejano al que se ha llegado con los modernos aparatos oceanográficos.

El carácter de las aguas de la gran cuenca polar ha sido hasta ahora prácticamente desconocido. El Dr. Hoel reporta que hizo una sección de la Corriente del Golfo a 81º de latitud norte y llevó los sondeos a una profundidad de 3100 metros. Estos muestran la Corriente del Golfo muy cálida y podría ser trazada como una corriente de superficie hasta más allá del paralelo 81. El calor de las aguas hace probable que las condiciones favorables de hielo continúen por algún tiempo……

En relación con el informe del Dr. Hoel, es interesante destacar el verano inusualmente cálido en el Ártico noruego y las observaciones del Capitán Martin Ingebrigtsen, quien ha navegado por el Ártico oriental durante 54 años. Dice que la primera vez que notó condiciones más cálidas fue en 1918, que desde entonces se ha ido haciendo cada vez más cálido, y que hoy en día el Ártico de esa región no es reconocible como la misma región de 1868 a 1917.

Muchos puntos de referencia antiguos han cambiado tanto que son irreconocibles. Donde antes se encontraban grandes masas de hielo ahora hay morrenas, acumulaciones de tierra y piedras. En muchos puntos donde antes los glaciares se extendían hasta el mar, han desaparecido por completo.

El cambio de temperatura, dice el Capitán Ingebrightsen, también ha provocado grandes cambios en la flora y fauna del Ártico. Este verano buscó peces blancos en aguas de Spitzbergen. Antiguamente se encontraban allí grandes bancos de ellos. Este año no vio ninguno, aunque visitó todos los antiguos caladeros. Este año hubo pocas focas en las aguas de Spitzbergen, ya que la captura está muy por debajo de la media. Sin embargo, esto no sorprendió al capitán. Señaló que antes las aguas de Spitzbergen tenían una temperatura de verano regular de unos 3º Celsius. Este año se registraron temperaturas de hasta 15º y el pasado invierno el océano no se congeló ni siquiera en la costa norte de Spitzbergen. Con la desaparición de los peces blancos y la foca ha llegado otra vida a estas aguas. Este año se han encontrado arenques en grandes bancos de peces a lo largo de la costa oeste de Spitzbergen, desde los alevines hasta los verdaderos grandes arenques. También se encontraron con bancos de eperlano.

Hasta aquí el informe que el consul americano en Bergen, Noruega, envió al State Department en Washington, el 10 de Octubre de 1922. Traducido del Ingles con ayuda de DeepL.

Sinceramente y con todas las reservas este relato debería hacernos reflexionar sobre la actual histeria acerca de la fluctuación (natural como este relato al menos sugiere) del hielo ártico. El actual calentamiento del hemisferio norte no debería hacernos perder los estribos y tomar medidas injustificados y de incalculables consecuencias. De las consecuencias hablaré en otra ocasión. El calentamiento ya ha ocurrido como este informe demuestra y perfectamente se puede encuadrar en unas fluctuaciones periodicas, como demuestran numerosos estudios fuera de la línea general del IPCC.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *