No existe emergencia climática – Carta de 700 científicos a la ONU

El investigador del clima y geofísico holandés Guus Berkhout, cofundador de CLINTEL – Climate Intelligence Foundation – ha lanzado una iniciativa mandando una declaración con el título «There is no climate emergency» al secretario general de la ONU Antonio Guterres, apelando a la responsabilidad. Esta declaración está firmada inicialmente por 500, hoy, Febrero de 2020, ya son 821 científicos y expertos que niegan que exista una emergencia climática, entre ellos 3 españoles. En cierta medida esta iniciativa va pareja con otra que fue lanzada hace muchos años ya en Estados Unidos, The Global Warming Petition Project que firmaron más de 31.000 científicos y expertos. Su planteamiento principal se encuentra aquí en español

El objetivo de CLINTEL es «contar toda la historia relativa al clima», como explica Guus Berkhout en su video introductorio de 11 min en fácil entendible inglés subtitulado, en el cual repasa brevemente las 6 afirmaciones de la World Climate Declaration.

El texto de la declaración se puede leer aquí en español y muchos otros idiomas.

Es llamativo que los firmantes – hay una lista completa en la página por paises – son mayoritariamente profesores o científicos eméritos y retirados. Algunos críticos lo destacan como una debilidad de la iniciativa, aunque la razón es simple y al mismo tiempo refleja un lamentable estado de la ciencia del clima como nos cuenta el autor de Die Kalte Sonne en un comentario del 18.10.2019 :

«¿Se han preguntado alguna vez los críticos por los motivos [de que sean científicos retirados los que se atreven a firmar tal manifiesto]? Sostengo que esto conlleva un mayor grado de independencia, incluso de la financiación estatal, así como ninguna preocupación por los estudiantes de diploma y doctorado que les estan confiados ni por su futuro. Estas personas pueden expresar su posición científica con mayor libertad, sin tener en cuenta el siguiente paso de la carrera, el siguiente nombramiento, la próxima extensión del contrato de trabajo.»

(negrita añadida por mí, al igual que el texto entre corchetes para mejorar la comprensión, traducción con ayuda de DeepL gratuito)

Vahrenholt, coautor del libro «El sol frío» (Die kalte Sonne) y coautor de la pagina web del mismo nombre desmenuza las críticas con sencillos gráficos. Como es natural, tampoco el objetivo de un manifiesto firmado por 821 expertos es ser un tratado fundamental sobre el clima, sino de llamar la atención sobre el camino equivocado que toma la política debido a la psicósis de masas generada por un alarmismo irracional (como ejemplo menciona sólo el supuesto derretimiento del hielo del Himalaya hasta 2035, hace unos años) que excluye deliberadamente y combate como herejía hechos y conocimiento científico, simplemente porque relativizan el dogma de fé del cambio climático antropogénico.

Digo «excluye deliberadamente y combate como herejía hechos y conocimiento científico» porque es fácil observar que en las páginas que se han creado en internet para apoyar la doctrina del CCA (cambio climático antropogénico) cualquier hallazgo nuevo que relativiza (sólo puede relativizar y aportar nuevos conocimientos al estado actual del conocimiento, porque la ciencia del clima NO es una ciencia exacta a pesar de la afirmación de los alarmista de que «la ciencia está asentada» – «Science is settled») es combatido como una herejía. Sus autores sufren persecución profesional, descalificación, pérdida de sueldos y puesto etc., como por ejemplo el científico Augusto Mangini, de la universidad de Heidelberg, que por sus investigaciones sobre stalagmitos y las conclusiones relativas a la influencia del sol en el clima que sacó de sus hallazgos aquí y aquí fue estigmatizado y prácticamente inhabilitado en la universidad, al igual que Neff et. al que en 2001 publicaron el estudio que demuestra una correlación muy estrecha entre la actividad solar y el monson en Oman como menciona Dr. Lüning en youtube con ocasión de una comparecencia en el parlamento alemán (en alemán).

Tengamos presentes que la corriente main-stream o LA DOCTRINA persigue un fin politico y económico, la sciencia libre no persigue ningún fin político ni económico, sino aumentar el conocimiento. Y estamos muy lejos de saberlo todo sobre el clima a pesar de que los incitadores del alarmismo afirmen que la ciencia está asentada (science is settled).

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *